EL DIVORCIO DE MUTUO ACUERDO

El divorcio de mutuo acuerdo, es el procedimiento más rápido, sencillo y económico de obtener el divorcio y siempre será más ventajoso que el contencioso, empezando porque todas las cuestiones que se han de regular, las decidirán los propios interesados, y no el juez como ocurrirá en el contencioso. Somos conscientes de que la decisión de divorciarse no es fácil, y que cuando llega el momento, en la pareja hay un deterioro tal, que resulta complicado sentarse a una mesa para llegar a un acuerdo sobre distintas cuestiones, como la guarda y custodia de los niños, la pensión de alimentos, la procedencia o no de una pensión compensatoria y su cuantificación, etc., pero para ello estamos nosotros, ya que nuestra labor de mediación en caso de conflicto es importante, y la experiencia nos demuestra que junto con la buena disposición de las partes, esto es posible, y mucho menos complicado de lo que parece.

EL CONVENIO REGULADOR

El convenio regulador, es el documento en el que se detallarán los derechos y obligaciones que cada uno tendrá respecto al otro, a los hijos y en relación con terceros como entidades bancarias con quien el matrimonio hubiera contraído alguna deuda. En el convenio regulador se pacta si la custodia de los niños será compartida o la tendrá sólo un progenitor y el otro ostentará un derecho de visitas, qué días estarán los menores con el padre y con la madre, el importe de la pensión de alimentos, quién se hará cargo de qué deudas, quién tendrá el uso del domicilio conyugal, etc

Una vez plasmado el acuerdo en el convenio, lo demás es sencillo: basta con la presentación de la demanda y del convenio regulador firmado por los cónyuges en el juzgado de familia donde residan. El siguiente paso será comparecer en el juzgado para ratificarse en el convenio regulador, esto es, confirmar ante el funcionario de justicia que efectivamente esos son los pactos acordados y que siguen pensando lo mismo que cuando los suscribieron. Tras lo cual, en un breve plazo de tiempo, siempre dependiendo del juzgado, recibiremos la sentencia de divorcio.

El proceso de un divorcio de mutuo acuerdo suele durar dos meses desde que se interpone la demanda hasta que se dicta sentencia. Un divorcio contencioso puede durar entre cinco y ocho meses, sin contar con posibles apelaciones, siendo por ello más traumático para todas las partes.

Es también más barato que el divorcio contencioso ya que pueden hacer frente a los honorarios del abogado entre los dos, ya que a diferencia del contencioso no precisan un letrado y un procurador para cada parte.

En definitiva, todo son ventajas.

Referencia legal

  • 82,83,85,86,87,88,89 y 90 del Código Civil y Disposición Final Primera relativa a la modificación de determinados artículos del Código Civil de la Ley 15/2015, de 2 de julio, de la Jurisdicción Voluntaria. Art. 777 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.
Anuncios